viernes, 31 de julio de 2009

44 consejos para jóvenes escritores

Este post, fué publicado por Martikka en su interesante blog:
"Los Manuscritos del Caos", http://losmanuscritosdelcaos.blogspot.com/
Desde aqui un abrazo a Marta Abelló.


44 consejos para jóvenes escritores

1. Copiar en fichas todos los finales que se nos ocurran para un relato así como sus inicios, probar todas las combinaciones posibles y elegir la más eficaz.
2. Contemplar la vida, los hechos, los sentimientos, las cosas, las palabras... con actitud de asombro, de extrañeza, y escribir a partir de las nuevas percepciones que así tengamos de todo ello.
3. Inventar nuevas formas de enfocar nuestros actos cotidianos y escribir sobre ellos.
4. Mirar los objetos de nuestra casa como si pertenecieran a otro mundo y escribir sobre la nueva forma de percibirlos.
5. Inventar un mundo en el que las personas hablen con las cosas y las cosas hablen entre sí.
6. De entre todas las ideas que se agolpan en nuestra mente, apuntar una; la más simple, la más atractiva o la primera que podamos atrapar, sin preocuparnos por perder las restantes en el camino.
7. Es bueno relajarse unos minutos antes de comenzar a escribir, concentrarse en la respiración, para dejar fluir los pensamientos; coger al vuelo palabras que pasen por la mente y llevarlas a la página.
8. Se puede trabajar con listas existentes, tales como las del listín telefónico, la carta de un restaurante o la cartelera de los cines.
9. Plantearse la mayor cantidad posible de formas de soledad existentes para desarrollar en un texto la que más nos conmueva.
10. Observar lugares bucólicos y describirlos. Extraer noticias truculentas de periódicos sensacionalistas y ambientar los sucesos en dichos lugares.
11. Estar alerta cuando nos sentimos angustiados para rescatar aquellas imágenes que dan forma a la angustia.
12. Escribir sin estar pendientes del calendario, del reloj ni de lo que consigamos; simplemente, hacerlo.
13. Escribir sobre un tema, elegido a conciencia, que nos produzca la más intensa e íntima liberación.
14. Imaginar varias situaciones que ocurren en distintos lugares a la misma hora como método para contar algo desde distintos puntos de vista.
15. Repetir un mismo itinerario mental en distintas ocasiones para comparar resultados y recoger la mayor cantidad posible de material vivencial.
16. Imaginar un viaje de afuera hacia adentro y otro de adentro hacia fuera de uno mismo y escribir "durante" el viaje.
17. Planificar un viaje interior por el territorio que sea más propicio para las representaciones imaginarias.
18. Practicar el aislamiento durante un período programado de tiempo que puede ir desde un día completo hasta una semana, un mes... y anotar lo que experimentamos en ese lapso.
19. Escribir un texto a partir de la comparación de dos realidades: recuerdos, sueños, experiencias vividas, sonidos, perfumes...
20. Escribir un texto a partir de semejanzas y diferencias que resulten de compararse uno mismo con otra persona.
21. Encontrar las palabras que más placer nos produzcan o más significaciones nos provoquen para constituirlas en componentes de una imagen.
22. Apelar a nuestros sentidos diferenciando aromas, sabores, sonidos, observaciones y sensaciones táctiles de todo tipo para incluir en nuestra lista para constituir imágenes.
23. Dividir un objeto en el mayor número posible de piezas que lo componen para jugar con ellas en un texto, llamando al objeto por el nombre de algunas de esas piezas o partes.
24. Inventar situaciones, personajes, conceptos que nos permitan transgredir las funciones del lenguaje.
25. Reunir todo tipo de géneros y discursos y a partir del contraste entre dos de ellos, para constituir una narración: noticias periodísticas, telegramas, poemas, diálogos escuchados al pasar, etcétera.
26. Analizar todo tipo de palabras buscando la mayor cantidad de explicaciones posibles que en torno a ellas nos aporta material para un texto o nos permite, directamente, constituir el texto.
27. Inventar imágenes inexistentes, con mecanismos similares a los productores de frases hechas, y desplegarlas literalmente en un texto.
28. Tomar una idea conocida y asombrarse frente a ella como si nos resultara desconocida como método para conseguir material literario.
29. Coleccionar refranes de distintas procedencias para trabajar con ellos en un texto.
30. Inventar refranes y jugar con su sentido literal.
31. Prestar atención a los episodios cotidianos, y convertir cada mínimo movimiento ocurrido en un espacio común -un bar, el metro, un edificio, la playa- en un episodio capaz de desencadenar otros muchos.
32. Elegir momentos a distintas horas del día y describir todo lo que sentimos y lo que sucede a nuestro alrededor, más cerca y más lejos.
33. Inventariar palabras a partir del alfabeto y crear entre ellas un itinerario, el esqueleto de una historia.
34. Tomar todo tipo de secretos: un "secreto de familia", un "secreto de confesión", "el secreto de estado", "el secreto profesional", como motores de un texto.
35. Hurgar en nuestro mundo interior, rescatar de él algún aspecto que no nos atrevemos a expresar y ponerlo en boca de un personaje.
36. Confeccionar una lista de afirmaciones y otra de negaciones como posible material para un texto en el que se omita algo específico.
37. Invertir el mecanismo lógico: secreto/confesión, es una manera de enfrentar la ficción. En consecuencia, partir de una confesión para luego inventar el secreto.
38. Emborronar folios durante diez minutos exactos cada día. Al cabo de cada mes (y por ninguna razón antes) leer lo apuntado. Dicha lectura constituirá una grata sorpresa para su autor. Dado que escribió asociando libremente, el material acopiado será heterogéneo y muy aprovechable para ser transformado en texto literario.
39. Contar lo diferente y no lo obvio de cada día.
40. Trazarse un boceto de escritura "en ruta" y atrapar las ideas susceptibles de ser incorporadas a nuestra futura obra.
41. Recopilar anécdotas ajenas y apropiarse de algún detalle de cada una o de su totalidad.
42. Del intercambio de textos con otros escritores pueden surgir propuestas y comentarios reveladores.
43. Imitar una página del texto de un escritor consagrado y comprobar el ensamblaje de las palabras.
44. Rescatar la espontaneidad del niño. Jugar y crear con todo lo que se tiene a mano.

miércoles, 22 de julio de 2009

"Algo muy grave va a suceder en este pueblo"


Por Gabriel García Márquez


Imagínese un pueblo muy pequeño donde hay una señora vieja que tiene dos hijos, uno de 17 y una hija de 14. Está sirviéndoles el desayuno a sus hijos y se le advierte una expresión muy preocupada.

Los hijos le preguntan qué le pasa y ella responde: "No sé. Pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo".

El hijo se va a jugar al billar y, en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el adversario le dice: "Te apuesto un peso a que no la haces". Todos se ríen; él se ríe. Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y le preguntan: "Pero qué pasó, si era una carambola sencilla". Contesta: "Es cierto, pero me ha quedado la preocupación de una cosa que me dijo mi mamá esta mañana sobre algo grave que va a suceder a este pueblo". Todos se ríen de él y el que se ha ganado el peso regresa a su casa, donde está su mamá o una nieta o, en fin, cualquier pariente. Feliz con su peso, dice: "Le gané este peso a Dámaso en la forma más sencilla porque es un tonto".

¿Y por qué es un tonto?

Dice: "Hombre, porque no pudo hacer una carambola sencillísima estorbado por la idea de que su mamá amaneció hoy con la certeza de que algo muy grave iba a suceder en este pueblo". Entonces le dice su madre: "No te burles de los presentimientos de los viejos porque a veces salen".

La pariente lo oye y va a comprar carne. Ella dice al carnicero: "Véndame una libra de carne"; y, en el momento en que se la están cortando, agrega: "Mejor véndame dos, porque andan diciendo que algo grave va a pasar y lo mejor es estar preparado". El carnicero despacha su carne y, cuando llega otra señora a comprar una libra de carne, le dice: "Lleve dos porque hasta aquí llega la gente diciendo que algo muy grave va a pasar, y se están preparando y andan comprando cosas". Entonces, la vieja responde: "Tengo varios hijos. Mire, mejor déme cuatro libras". Se lleva las cuatro libras; y para no hacer largo el cuento, diré que el carnicero en media hora agota la carne, mata otra vaca, se vende toda y se va esparciendo el rumor. Llega el momento en que todo el mundo, en el pueblo, está esperando que pase algo. Se paralizan las actividades y, de pronto a las dos de la tarde, hace calor como siempre. Alguien dice: "¿Se ha dado cuenta el calor que está haciendo?"

"Pero si en este pueblo siempre ha hecho calor." (Tanto calor que es el pueblo donde los músicos tenían instrumentos remendados con brea y tocaban siempre a la sombra porque, si tocaban al sol, se les caían los pedazos.)

"Sin embargo -dice uno-, nunca a esta hora ha hecho tanto calor."

Pero a las dos de la tarde es cuando hay más calor."

"Sí, pero no tanto calor como ahora".

Al pueblo desierto, a la plaza desierta, baja de pronto un pajarito y se corre la voz: "Hay un pajarito en la plaza". Y viene todo el mundo, espantado, a ver el pajarito.

"Pero, señores, siempre ha habido pajaritos que bajan."

"Sí, pero nunca a esta hora."

Llega un momento de tal tensión para los habitantes del pueblo, que todos están desesperados por irse y no tienen el valor de hacerlo.

"Yo sí soy muy macho --grita uno--. Yo me voy."

Agarra sus muebles, sus hijos, sus animales, los mete en una carreta y atraviesa la calle central donde está el pobre pueblo viéndolo, Hasta el momento en que dicen: "Si éste se atreve a irse, pues nosotros también nos vamos", y empiezan a desmantelar literalmente el pueblo. Se llevan las cosas, los animales, todo.

Y uno de los últimos que abandona el pueblo, dice: "Que no venga la desgracia a caer sobre lo que queda de nuestra casa", y entonces la incendia y otros incendian también sus casas. Huyen en un tremendo y verdadero pánico, como en un éxodo de guerra, y en medio de ellos va la señora que tuvo el presagio, clamando: "Yo dije que algo muy grave iba a pasar, y me dijeron que estaba loca".


Photobucket


martes, 21 de julio de 2009

Divinamente Humano - Mi correo personal

Según vayas transformándote en un testigo, según vayas siendo consciente, sencillamente llegaras a saber que tú no eres el cuerpo, ni la mente, ni siquiera el corazón.

Únicamente eres un observador, distinto de todo lo que te rodea. El cuerpo es el límite más externo, la mente está un poco más adentro, el corazón aun mas en el interior, pero en tu más profunda esencia solamente eres consciencia.

Conociéndolo, te desapegas de tu propio cuerpo, de tu mente y de tu corazón. Ese desprendimiento te aporta dominio. No quiero decir que seas destructivo con tu cuerpo, cuídalo, porque es un instrumento maravilloso, un gran regalo de la existencia, sin embargo, ahora sabes que solo es la casa en la que vives. Igual que cuidas tu casa, cuida tu cuerpo, es el templo.

Qué gran golpe decir, “no eres este cuerpo”, después de cuidarlo tanto o procurarlo para que no se enferme o sanarlo. Y es indudable que es bueno, eso lo haces por amor a ti, eso es perfecto. Cuando retomes la consciencia de que no eres el cuerpo, ni la inteligencia mental emocional, entonces llegaras a lo que eres y definitivamente tu mente se hará clara, tus emociones no oscilaran entre pasión-dolor, alegría-llanto, amor-miedo, y tu cuerpo sanara en su totalidad.

Es tan importante llegar a la consciencia de lo que eres, que nos lleva mucho tiempo.

Te pondré un ejemplo: un reloj, su función es mostrar la hora, y la estética es importante. Tu cuerpo es la apariencia del reloj, su función es transportarte. El mecanismo del reloj es lo que hace que se mueva, así todo tu organismo interno, glándulas, sangre, corazón, arterias, huesos, órganos, etc., es quien tiene la función biológica funcional natural de moverlo, es decir, como todas las partes del reloj que se sincronizan para trabajar. Lo más profundo es la función para lo cual fue creado, es decir, LA INTENCIÓN. Así tú fuiste creado con una INTENCIÓN.

Quien tuvo la intención, invento el reloj, quien tuvo la INTENCIÓN AMOROSA te creo a ti. Y tus primeros co-creadores, tus padres biológicos, son solo un canal.

El creador de ellos, es otro co-creador, y a su vez, otro más… de ahí que generaciones se han desprendido de nuestro poder co-creador.

Y ¿por qué CO-CREADOR? Porque tú o tus papás no crearon los órganos o el corazón de los hijos o nietos. ¿Cierto? Entonces en definitiva pusimos una parte, le pusimos ese elemento mágico y maravilloso que es la INTENCIÓN

Y así, de intención en intención, con amor, todo fue creado. No puedes pasar a lo siguiente mientras no reconozcas que eres solo Co-Creador, hasta que no reconozcas que eres Hijo, no eres un Dios.

Eres parte de Dios, como sea que lo concibas, y eso no significa que Dios no está en ti, es solo que te has separado. Y la separación es el problema. Para fabricar el reloj, se recurrieron a muchas partes que armonizaran, así tu, para ser quien eres se armonizaron y organizaron muchas cosas, tú no te creaste solo. Pero si eres creado a imagen y semejanza de quien te creo, porque como fractal se proyecto y creo igual en todos, (por dentro más allá del cuerpo físico-biológico, mental y emocional)

A lo que nos lleva esto es que la falta de reconocer la esencia que es INTENCIÓN AMOROSA en ti, es lo que te ha hecho juzgar y separarte. Y todo el dolor del mundo proviene de ello precisamente.

Si lo miras de una forma muy practica y sin tanto romance, todos los relojes tienen que tener algo en común para funcionar, y una función única independientemente de los arreglos externos. Así nosotros, todos y cada uno de nosotros fuimos creados para experimentar, y nuestra función es SER DIVINAMENTE HUMANOS.

HUMANAMENTE DIVINOS… DIVINAMENTE HUMANOS…

Puedes reconocer la humanidad en ti, pero no has reconocido la DIVINIDAD, es decir, el CHIP PRINCIPAL QUE TE UNE Y TE HACE IGUAL A LOS DEMAS, independientemente de cómo se te ocurra ser o querer manifestarte por fuera.

HUMANO… Si, en efecto, tienes corazón, respiras…eres humano, y no importa si eres un vendedor o secretaria, niño, anciano, como sea, la humanidad se reviste con un cuerpo.

DIVINO… ¿SOY DIVINO? Aquí es donde empiezas a rascarte la cabeza, porque para reconocer la divinidad en ti, pues… no te la crees, o te la crees, pero te separas cuando no reconoces la divinidad en otros y claro, estas creyendo que solo tú lo eres, y mientras no veas en todos, desde los que odias y repudias hasta los que dices amar; hasta que veas la divinidad, no puedes creerte divino. Porque sigues pensando en diferencias, cuando ya viste que el reloj tiene un chip principal, igual a todos que hace su función… SER. Así tu como todos tienes un CHIP que te hace SER y ese chip es IGUAL EN TODOS…IGUAL EN TODOS…lo único diferente son los roles y las experiencias (la apariencia y todas las personalidades) pero El que Creo a todos es socialista y dijo: TODOS IGUALES EN ESENCIA, ESA ES MI INTENCIÓN, Y QUE TENGAN DIFERENTES VESTIDITOS Y FORMAS ESA ES UNA CARACTERÍSTICA PARA DAR DIVERSIDAD A LA EXPERIENCIA.

Tú podrás ser distinto por fuera, pero por dentro TODOS SOMOS IGUALES. Más allá del cuerpo, más allá de las emociones y mentes, la igualdad está basada en el AMOR, porque imagínate, si la competencia por ver quién es mejor fuera también interna, no habría AMOR.

Y hablando de amor, ese chip que tienes y que todos tenemos igual, se llama AMOR, y el AMOR es lo que te hace DIVINAMENTE lo que eres.

¿No te parece increíble? Bueno, quizá a tu personalidad esto no le agrade mucho, es más… puede ni creerlo, o desearlo. La competencia por ser mejor o diferente acaba aquí, porque hagas lo que hagas en esencia es UNO Y EL MISMO.

Pero, veámoslo más amorosamente, ser UNO Y EL MISMO es saber que no importa la diferencia que tengamos, mientras me respetes yo te respeto, mientras me aceptes yo te acepto, mientras reconozcas que tenemos experiencias distintas y cuerpos diversos, gustos afines o contrarios, que alegría, saber que algo tenemos iguales y eso nos hace auténticos, y pertenecientes a alguien que tuvo la intención de amar la esencia del que es, y en definitiva sólo esa intención contó cuando de hacer la vida se plasmó, cielos y mares azules en verdad, amor y corazones amantes y amigos de paz se llenó de amor y gratitud, montes y valles en verde vistió y como un canto de aves sonido le dio, a esta maravillosa tierra que hasta hoy hospedaje te dio.

Y con cantares armó los puentes invisibles que unirán a seres humanos que en vida caminan, y que en espíritu transparente acompaña la esencia que vida les da y alegría es vestida de blanco como ser único e irrepetible, en eso radica el amor, que día a día, instante e instante, crea y no repite, te da el aire que tus pulmones alimentan y mueven el corazón del hombre que en vida a veces va desperdiciando de tiempo en tiempo respiraciones y latidos por estar distraído,

Por estar dolorido,

Por estar atolondrado

Buscando el afanoso pesar de ser diferente, cuando no se ha dado cuenta que aquel que de vida le vistió le dio un solo ser que no es de nadie más, le dio un alma que viene a experimentar y le dio un espíritu que de amor le llenara, y el hombre sufre la desdicha de no tener un celular o el pantalón de moda… qué pesar tan dulce, la diferencia, y qué pesar tan amargo la igualdad, mientras duerme el sueño de la carne. El humano se transforma en divino cuando reconoce que es uno y el mismo, que es único cuando se mira al espejo y que es amor cuando se transforma en aquel que con compasión y amor mira, a aquel que cree diferente en aspecto, pero le dice: hermano, hermana, soy uno contigo, con el ser que nos creó, y nuestras diferencias son como el viento que sopla fuerte y hoy tu cabello acomodo distinto y mañana el mio estará distinto.

Pues de creación y creatividad te hablo yo, pues que de amor por la diferencia, amando la similitud estoy, no puedes amarla si no primero reconoces que uno y el mismo se divide y multiplica en lo mismo.

Que no importa si es rosa, o clavel, o huele de noche, pues que el aroma no se viste ni se ve, así tu esencia, ni se viste ni se ve, parece diferente a los sentidos, pero en esencia es aroma.

Ven hermano mío, y reconoce que eres aroma de una bella flor del jardín del edén, y no importa nada más, sabe, que el aroma nos une, y sabe que el aroma sale de la fábrica universal que en ti se maravilló por crear miles de olores diversos, pero y al fin, aroma eres y ahí, al centro de la flor regresarás.

Esta es la invitación, a que dejes de percibirte sólo como una entidad separada de quien te trajo aquí. Pues que si ahora sabes que más allá de eso que te hace diferente, tienes algo igual a todos, de experiencias respetar, de diferentes sabores a gozar, de diversas razones para vivir, pero sabe que eso que llevas dentro, te UNE a todos, y TE HACE PERTENECER A UNO Y EL MISMO, y al creerlo y sentirlo, de separación humana pasarás a sentirte DIVIMANENTE HUMANO, y se acabará, en verdad te digo, soledad, amargura, carencia, para revestirte de UN SER DIVINAMENTE HUMANO.

Sólo eso y nada mas…


Photobucket

sábado, 11 de julio de 2009

Tlahuelpuchi -La leyenda- México

PhotobucketParte importante de una cultura son sus mitos y leyendas y Tlaxcala no es la excepción. ¿Sabias que hace unas décadas los habitantes rurales de Tlaxcala le temían a un vampiro llamado Tlahuelpuchi?

Según el doctor Hugo Nutini de la universidad de Pittsburgh, quien realizó una ardua investigación de campo (años 60), nos describe al Tlahuelpuchi como un tipo de vampiro comúnmente mujer ya que las mujeres eran consideradas más poderosas que los hombres y quien por una extraña maldición que se pierde en los tiempos fue condenada a alimentarse de sangre al menos una vez al mes o a cambio recibiría la muerte.

Mujer de día, demonio por las noches, fue una maldición quien la hizo deseosa de sangre a partir de su pubertad y cargada de poderes sobre naturales que le permiten convertirse en algún animal separando su cuerpo de sus piernas, siendo las aves su disfraz mas común por que antes de saciarse con sus victimas debe de realizar un ritual; formar una cruz de norte a sur y de este a oeste.

Y aquellos quienes desafían a este demonio podrán lograrlo con cebollas, ajo y metal y quien logren vencerlo, heredara la maldición que en ella vivió.

Sin duda es un personaje de nuestras leyendas muy interesante, lo primero que resalta es que comparte la habilidad de el Nahual solo que este no se alimenta de sangre, además es obvio el parecido al celebre y ya tan distorsionado personaje de Bram Stoker; Drácula.

Parte de la investigación de Hugo Nutini, nos indica que en ese entonces la población rural de Tlaxcala tenía un índice de mortalidad del 50% y que por ello la gente empezó a crear justificaciones, en especial por el alto número de muertes en los niños. En la actualidad es una leyenda que casi desaparece pero que en lo personal vale la pena rescatar.

Como parte interesante, existe un corto mexicano sobre el Tlahuelpuchi de la directora Fabiola del Carmen Ramos del año 2004 además de que a nivel internacional el Tlahuelpuchi esta catalogado como un vampiro de origen mexicano.




Menos Violencia, Más orgasmos

¡Subvertir la violencia en placer! El orgasmo, más allá de la experiencia físico-corporal, es ícono de entrega y amor. El apoyo, la unión, la empatía entre mujeres nos ayuda a crecer y tener la fuerza de 'todas a una'.