lunes, 31 de agosto de 2009

Y Dios me hizo Mujer



Y Dios me hizo mujer,

de pelo largo,

ojos, nariz y boca de mujer.

Con curvas

y pliegues

y suaves hondonadas

y me cavó por dentro,

me hizo un taller de seres humanos.

Tejió delicadamente mis nervios

y balanceó con cuidado

el número de mis hormonas.

Compuso mi sangre

y me inyectó con ella

para que irrigara

todo mi cuerpo;

nacieron así las ideas,

los sueños,

el instinto.

Todo lo creó suavemente

a martillazos de soplidos

y taladrazos de amor,

las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días

por las que me levanto orgullosa

todas las mañanas

y bendigo mi sexo.


Gioconda Belli


sábado, 29 de agosto de 2009

Microcuentos 'El Dinosaurio'

Primer Puesto



Costumbres raras

— ¡Ahí viene otra vez!¡escóndanse! — dijo el sapo más viejo

— ¡Te llena la jeta de saliva! — acotó un sapito

— ¡Repugnante! — sentenció el sapo educado

La princesa, etérea y radiante, iniciaba su ronda habitual de besos.


Daniel Frini

Photobucket

domingo, 23 de agosto de 2009

El Diccionario del Diablo II

PhotobucketAbdicación, s. Acto mediante el cual un soberano demuestra percibir la alta temperatura del trono.

.

Aborígenes, s. Seres de escaso mérito que entorpecen el suelo de un país recién descubierto. Pronto dejan de entorpecer; entonces, fertilizan.

.

Abstemio, s. Persona de carácter débil, que cede a la tentación de negarse un placer. Abstemio total es el que se abstiene de todo, menos de la abstención; en especial, se abstiene de no meterse en los asuntos ajenos.

.

Absurdo, s. Declaración de fe en manifiesta contradicción con nuestra opiniones. Adj. Cada uno de los reproches que se hacen a este excelente diccionario.

.

Aburrido, adj. Dícese del que habla cuando uno quiere que escuche.

.

Acreedor, s. Miembro de una tribu de salvajes que viven más allá del estrecho de las Finanzas; son muy temidos por sus devastadoras incursiones.

.

Acusar, v.t. Afirmar la culpa o indignidad de otro; generalmente, para justificarnos por haberle causado algún daño.

.

Admiración, s. Reconocimiento cortés de la semejanza entre otro y uno mismo.

.

Admitir, v. t. Confesar. Admitir los defectos ajenos es el deber más alto que nos impone el amor de la verdad.

.

Admonición, s. Reproche suave o advertencia amistosa que suele acompañarse blandiendo un hacha de carnicero.

.

Autoestima, s. Evaluación errónea.

.

Autoevidente, s. Evidente para uno mismo y para nadie mas.

.

Bigamia, s. Mal gusto que la sabiduría del futuro castigará con la trigamia.

.

Blanco, adj. Negro.

.

Boca, s. En el hombre, puerta de entrada al alma; en la mujer, vía de salida del corazón.

.

Boda, s. Ceremonia por la que dos personas se proponen convertirse en una, una se propone convertirse en nada, y nada se propone volverse soportable.

.

Bolsillo, s. Cuna de los nativos, tumba de la conciencia. En la mujer, este órgano falta; en consecuencia, actúa sin motivo, y su conciencia, desprovista de sepultura, queda siempre viva, confesando los pecados de otros.

.

Botánica, s. Ciencia de los vegetales, comestibles o no. Se ocupa principalmente de las flores, que generalmente están mal diseñadas, tienen colores poco artísticos y huelen mal.

.

Boticario, s. Cómplice del médico, benefactor del sepulturero, proveedor de los gusanos del cementerio.

.

Brahma, s. Creador de los hindúes, que son preservados por Vishnu y destruidos por Siva; división del trabajo más prolija que la que encontramos en las divinidades de otras naciones. Los abracadabrenses, por ejemplo, son creados por el Pecado, mantenidos por el Robo y destruidos por la Locura. Los sacerdotes de Brahma, como los de Abracadabra, son hombres santos y sabios, que jamás incurren en una maldad.

.

Bruja, s. (1) Mujer fea y repulsiva en perversa alianza con el demonio. (2) Muchacha joven y hermosa, en perversa alianza con el demonio.

.

Bruto, s. Ver Marido.

.

Caníbal, s. Gastrónomo de la vieja escuela, que conserva los gustos simples y la dieta natural de la época preporcina.

.

Cáñamo, s. Planta con cuya corteza fibrosa se hacen collares, que suelen usarse al aire libre en una ceremonia precedida de oratoria; el que se pone uno de esos collares, deja de tener frío.

.

Cañón, s. Instrumento usado en la rectificación de las fronteras.

.

Capacidad, s. Conjunto de dotes naturales que permiten realizar una pequeña parte de las ambiciones más mezquinas que distinguen a los hombres capaces de los muertos. En último análisis, la capacidad consiste, por lo general, en un alto grado de solemnidad. Es posible, sin embargo, que esta notable cualidad sea apreciada a justo título; ser solemne, no es tarea fácil.

.

Capital, s. Sede del desgobierno. Lo que provee el fuego, la olla, la cena, la mesa, el cuchillo y el tenedor al anarquista, quien sólo contribuye con la desgracia antes de la comida.

.

Carcaj, s. Vaina portátil en que el antiguo estadista y el abnegado aborigen transportaban su argumento más liviano.

.

Carnada, s. Preparado que hace más apetitoso el anzuelo. La belleza es la mejor de las carnadas.

.

Carne, s. Segunda Persona de la Trinidad secular.

.

Carro fúnebre, s. Cochecito de niños de la muerte.

.

Desgracia, s. Enfermedad que se contrae al exponerse a la prosperidad de un amigo.

.

Desmemoria, s. Don que otorga Dios a los deudores, para compensarlos por su falta de conciencia.

.

Difamar, v. t. Atribuir maliciosamente a otro vicios que no hemos tenido la oportunidad ni la tentación de practicar.

.

Difamar, v. t. Decir mentiras sobre otro. Decir verdades sobre otro.

.

Escriba, s. Escritor profesional de opiniones antagónicas a las nuestras.

.

Escrituras, s. Los sagrados libros de nuestra santa religión, por oposición a los escritos falsos y profanos en que se fundan todas las otras religiones.

.

Espalda, s. Parte del cuerpo de un amigo que uno tiene el privilegio de contemplar en la adversidad.

.

Espiar, v. i. Escuchar secretamente un catálogo de los crímenes y vicios de otro, o de uno mismo.

.

Erudición, s. Polvillo que cae de un libro a un cráneo vacío.

.

Esotérico, adj. Abstruso en forma muy particular, y consumadamente oculto. Las filosofías antiguas eran de dos clases: "exotéricas", o sea aquellas que los propios filósofos podían comprender en parte; y "esotéricas", o sea las que nadie podía comprender. Estas últimas son las que han afectado más profundamente el pensamiento moderno y las que han tenido mayor aceptación en nuestro tiempo.

.

Eterno, adj. Dícese de lo que dura para siempre. Es con mucha timidez que me atrevo a ofrecer esa breve y elemental definición, pues no ignoro la existencia de un enorme volumen del ex obispo de Worcester titulado "Definición Parcial de la Palabra Eterno, Tal Como se Usa en la Versión Autorizada de las Santas Escrituras". Este libro gozó antaño de mucho prestigio en el seno de la Iglesia Anglicana, y creo que todavía se lo estudia con placer para el intelecto y provecho para el alma.

.

Etnología, s. Ciencia que estudia las distintas tribus del Hombre: por ejemplo, ladrones, asaltantes, estafadores, burros, lunáticos, idiotas y etnólogos.

.

Eucaristía, s. Fiesta sagrada de la secta religiosa de los Teófagos. En esta secta surgió una vez una infortunada disputa acerca de lo que comían. Dicha controversia ha causado ya la muerte a quinientas mil personas, sin que la cuestión se haya aclarado.

.

Éxito, s. El único pecado imperdonable contra nuestros semejantes.


Ambroce Bierce


Photobucket

viernes, 21 de agosto de 2009

Alberto Montt

¿Sabe doctor?
Tengo la sensación de que alguien me sigue en Twitter

Montt

* Sexo: Hombre
* Ubicación: santiago: Chile

Intereses

* Crecí con el humor de Gary Larson y Quino. Larson en especial siempre me llegó de una forma más directa. Su descabellada mirada.
* La descontextualización como herramienta principal en su humor.
* La antropomofización de los animales y su utilización en situaciones humanas.
* Siempre me aportaron un punto de vista refrescante y sorprendente. Ahora estoy haciendo lo que hace mucho quería.
* dibujar las idioteces que tengo en la cabeza.
Photobucket

jueves, 20 de agosto de 2009

Lo timó


En tiempos de antaño, en Inglaterra, los delincuentes condenados a la pena de muerte gozaban del derecho a vender en vida sus cadáveres a los anatomistas y los fisiólogos. El dinero obtenido de esta forma, aquéllos se lo daban a sus familias o se lo bebían. Uno de ellos, pescado en un crimen horrible, llamó a su lugar a un científico médico y, tras negociar con él hasta el hartazgo, le vendió su propia persona por dos guineas. Pero al recibir el dinero él, de pronto, se empezó a carcajear…

-¿De qué se ríe? -se asombró el médico.

-¡Usted me compró a mí, como un hombre que debe ser colgado -dijo el delincuente carcajeándose-, pero yo lo timé a usted! ¡Yo voy a ser quemado! ¡Ja-já!

FIN

Anton ChejovPhotobucket

sábado, 15 de agosto de 2009

El Diccionario del Diablo

Corría el año 1868 cuando Ambrose Bierce se hizo cargo de una columna satírica en el News letter. Dueño de una pluma incisiva y cargada de humor, Ambrose Bierce se dedicó a ridiculizar aspectos conceptuales y funcionales de la religión, política, la justicia,etc.

El éxito que logró entre sus coetáneos se plasmó en esta obra llena de ingenio y talento para derribar las convenciones sociales.

Comparto con ustedes un "par" de definiciones de

El diccionario del diablo:


Amor, s. Locura temporal que se cura con el matrimonio o alejando al paciente de las influencias que le hicieron sufrir el trastorno. Esta enfermedad, como la caries y otros achaques, sólo se da entre las razas civilizadas que viven en condiciones artificiales; las naciones bárbaras que respiran aire puro y se alimentan de comida sencilla disfrutan de inmunidad frente a sus asaltos. A veces, resulta fatal, pero sobre todo para el médico más que para el paciente.

También puede decirse que el amor es la locura que se comete al tener demasiada buena opinión de otro antes de saber nada de uno mismo.


Libertino, s. Que ha perseguido con tal ansia el placer que ha tenido la desgracia de alcanzarlo.


Religión, s. Hija de la Esperanza y el Miedo que le explica a la Ignorancia la naturaleza de lo Incognoscible.


Voto, s. Instrumento y símbolo del poder de un hombre libre para quedar como un necio y arruinar su país.

Photobucket
Beso para todos los Bierce del planeta, ¡Mua!

jueves, 13 de agosto de 2009

De mi correo personal - "CRISIS" -


“No pretendamos que las cosas cambien si seguimos haciendo lo mismo”

La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos.
La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar 'superado'. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

Albert Einstein
Photobucket

martes, 11 de agosto de 2009

Mi correo personal


Había una vez

en tierras muy lejanas,

una princesa hermosa, independiente y segura de sí misma

que se encontró a un sapo

mientras pensaba en asuntos ecológicos

y en sus acciones en la bolsa de valores

a la orilla de un estanque impoluto, en una verde pradera cerca de su castillo .

~~~~~~~~

El sapo saltó al regazo de la princesa y le dijo:

‘Elegante Dama: yo fui una vez un hermoso príncipe,

hasta que una malvada bruja me hechizó;

un sólo beso tuyo podría revertir el hechizo

y convertirme de nuevo en el maravilloso y joven príncipe que soy

y entonces, preciosa,

podremos casarnos

y podrás cuidar de mi castillo con mi madre,

donde podrás preparar mis alimentos,

lavar mi ropa, dar a luz a mis hijos,

y estar por siempre agradecida y feliz de poder hacerlo . '

~~~~~~~~

Esa noche,

mientras la princesa disfrutaba de una elegante y deliciosa cena

de ancas de rana ligeramente salteadas

sazonadas con vino tinto y salsa cremosa de cebolla,

sonrió mientras pensaba:

¡Ni en sueños!

Photobucket

lunes, 10 de agosto de 2009

Enlace

Photobucket




Photobucket

La destreza de mi trazo



Al lápiz de Emma le faltaban vitaminas. La goma, en cambio, no paraba de saltar por toda la casa borrándolo todo, las líneas de su libreta, la letra ñ del teclado del ordenador, la sonrisa de su cara. Fui en su auxilio.

Me recibió con el lápiz en la mano. Me estaba contando lo que ocurría cuando vi que su pie izquierdo había desaparecido –necesito que me dibujes –. Presumo de la destreza de mi mano, y conocía a Emma tan bien que podía hacerlo de memoria. Se tumbó sobre la mesa y comencé a dibujarla.

El lápiz estaba cansado, no lograba terminar un dedo antes de que desapareciera otra parte de su cuerpo. Ella aprovechó para sugerirme

–Podrías obviar los juanetes. ¿Y hacerme las piernas finas?, me sobra cadera. Yo encantado: nada de celulitis, fuera la barriguita, ¿y los pechos? Inspiración mía.

La goma se acabaría gastando, pero mientras, lo más delicado era el interior. ¿Quién conoce a la perfección esa maquinaria? El bazo, un riñón, y el corazón. Me esmeré, claroscuro del músculo vital. Pero fue precisamente aquí donde cometí el fallo, un olvido imperdonable.

–Ya estás. Ella respondió que muchas gracias, no lo olvidaría. De eso hace dos meses. Ya no me llama, siempre está con otro. Me he prometido no caer de nuevo en el mismo error, si dibujar a otra persona es la única salida, no olvidaré trazarle un candado, bonito, bien cerrado, y guardarme yo la llave para siempre.


Tebu Guerra


Photobucket

jueves, 6 de agosto de 2009

Toma acción

Maldita la hora en que me apunté a aquel taller literario. El maestro de letras resultó ser un divo, un crítico insolente y un pedante lector inabarcable. Qué otra cosa podía esperar cuando le presenté este microrrelato descriptivo, de trama inconclusa y final abierto. No se calló y convirtió el punto final en punto y seguido. Rompió la armonía a gritos: “¡Aquí no pasa nada, esto no es un relato!”. Pobre, fue lo último que dijo.


Raúl Sánchez Quiles

sábado, 1 de agosto de 2009

Una sencilla transacción



–Un capuchino, por favor.
–Blenvito Trifimex.
– ¿Perdón?
–Blenvito Trifimex.
–No entiendo.
– ¡Bienvenido a Coffiii–Mex!
–Gracias.
– ¿Qué va a querer?
–Ya le dije.
–No oí. Primero tenemos que dar la bienvenida. Es política de la empresa.
– ¿También me puede dar un capuchino?
– ¿Regular?
– ¿“Regular” es un tamaño?
–“Regular” no es un tamaño.
– ¿Qué es?
–Es si quiere que sea regular de sabor.
–Quiero que sea bueno de sabor.
–Me refiero a lo que es la cafeína.
–La cafeína no es un sabor.
–“Regular” es el café que no es descafeinado.
– ¡Ah!, ¿“regular” es normal?
–Si usted dice.
–Quiero regular.
– ¿De qué tamaño lo va a querer?
–Normal.
– ¿Normal?
–Perdón, ya me dijo que eso no es un tamaño.
– ¿Chico, mediano, grande o extragrande?
–Mediano.
– ¿Frío o caliente?
–Caliente.
– ¿Con moka, vainilla o canela?
–Canela.
– ¿Extra canela?
–Canela regular.
– ¿Para tomar aquí o para llevar?
–Para tomar aquí.
– ¿Bisquet, galleta, croissant, alfajor?
–Nada.
– ¿Pero sí va a querer el capuchino?
–Claro.
– ¿Cuenta con tarjeta de descuento Coffiii–Mex?
–No.
–Si tiene tarjeta de descuento, por cada treinta cafés le
descontamos uno.
–No, gracias.
–Y puede participar en la rifa de una cafetera.
–Ya le dije que no me interesa.
–Su pago va a ser en efectivo o tarjeta de crédito.
–Efectivo.
–Son 16,60.
–Aquí tiene.
– ¿Quiere redondear para la Asociación Palomas del Mundo?
–Redondee.
–Recibo 20. Tres pesos de cambio.
–Gracias.
– ¿Cuál es su nombre?
–Juan.
–En unos minutos lo llaman. ¿Todo fue de su agrado?
–Me gustaría no tener que hablar tanto.
– ¿Algo no fue de su agrado? Tenemos libro de quejas.
–Todo fue de mi agrado.
–Gracias por preferir “Coffiii–Mex, aroma y confianza”.
– ¿Podría cambiarme este billete?
–Ya cerré la caja. Me hubiera dicho antes.
–¿Para abrir la caja tengo que comprar otra cosa?
–¿Bisquet, galleta, croissant, alfajor?
–Olvídelo.
– ¿Usted es Juan?
–Le acabo de decir mi nombre.
–Tengo un mensaje en la computadora: no hay canela
regular.
– ¿Tienen otro tipo de canela?
–Canela normal.
–Pedí canela normal.
–Aquí dice: “regular”. Lo puse en la computadora.
–¡“Regular” quiere decir “normal”!
–Regular es el café, la canela es normal.
–Está bien: ponga canela normal.
– ¿Lo molesto con su firma?
– ¿Para qué?
–Tengo que anular el pedido y abrir una nueva orden.
– ¿Por qué?
–Es por su tranquilidad.
–Me voy a tranquilizar cuando me dé mi café.
– ¿Pidió café? ¿No quería un capuchino?
– ¡El capuchino es café!
–Es por su tranquilidad. Gracias por su firma.
– ¿Me puede dar mi capuchino?
–Está ahí al lado. Desde hace rato.
– ¿No dijo que me iban a llamar?
–Sólo llamamos a los clientes que están sentados.
– ¡Este café está tibio!
–Llegó caliente. Usted dejó que se enfriara.
–Se enfrió porque no dejaba de hacerme preguntas.
– ¿Quiere hablar con el gerente? Su satisfacción es lo
primero. Tenemos libro de quejas.
– ¡Quiero un capuchino caliente!
– ¿Regular?
–Quiero este capuchino, pero caliente.
–No nos dejan recalentar comida.
–Apenas lo toqué.
–Es por su seguridad.
–Olvídelo. Estoy a punto de tener un ataque.
–El café regular es malo para el corazón.
–Pensé que ustedes no hacían comentarios personales.
–No es nada personal.
– ¿Es política de la empresa?
–Tenemos un folleto para clientes con hipertensión
arterial.
– ¿Si acepto el folleto me cambia un billete?
–El folleto es gratis. Con eso no puedo abrir la caja.
–El folleto me va a producir hipertensión arterial.
– ¿Quiere entrar en nuestro programa de clientes con estrés? Le regalamos un refresco sin fenilalanina.
–Quiero irme. No puedo más.
–Fue un placer atenderlo.
– ¡Quiero un mundo que sea regular!
–Que tenga bonita tarde. Gracias por buscar aroma y confianza. ~


por Juan Villoro
Photobucket

Menos Violencia, Más orgasmos

¡Subvertir la violencia en placer! El orgasmo, más allá de la experiencia físico-corporal, es ícono de entrega y amor. El apoyo, la unión, la empatía entre mujeres nos ayuda a crecer y tener la fuerza de 'todas a una'.