lunes, 22 de febrero de 2010

Léon Bloy


Dios puede sacar el bien del mal sin nuestro consentimiento. El diablo puede sacar el mal del bien, no sin nuestro consentimiento.

Centenario del nacimiento de León Bloy. Aquella conspiración del silencio con que en su tiempo fueron acogidas sus obras parece prolongarse entre nosotros. Apenas sí ha sido registrada la conmemoración. Y en verdad que las páginas de este extraordinario pensador católico tienen hoy la misma fuerza que cuando fueron escritas. Bloy luchó contra la mediocridad, el aburguesamiento, las medias tintas, la blandenguería religiosa. Fue violento hasta poder decir «mi cólera no es más que la efervescencia de mi piedad». Fue bronco y áspero, porque tampoco Jesús se anduvo con contemplaciones con los mercaderes en el templo. Fue auténtico y humilde, y prefirió la miseria a la claudicación.

http://www.filosofia.org/hem/194/alf/ez0103.htm


Lee esto:

Michael Rogers - Citas contradictorias 2



4 comentarios:

  1. Fue auténtico y humilde, y prefirió la miseria a la claudicación.

    Cuando la integridad se adhiere es como la segunda piel; nos protege de la erosión de los mediocres. Claudicar ante los tiranos es morir en vida, por eso es mejor la miseria que la sumisión.
    Un beso amiga Ro.
    Rosa María

    ResponderEliminar
  2. Querida Rosa María:
    Valores que parecen haber desaparecido...
    Definitivamente nada es lo que solia ser.

    Gracias por tu comentariio, siempre es un gustazo leerte.
    Mi cariño
    Ro

    ResponderEliminar
  3. Un alma con ideas claras que con el tiempo ni la vida le ha hecho desistir de su empeño, dejando su doctrina para siguientes generaciones...

    Un beso de caricias para el espíritu.

    Marí

    ResponderEliminar
  4. Guapa Marí Gata Coqueta: Una vez más el libre albedrío queda manifiesto en esta reflexiva frase de León Bloy.
    Gracias por tu amistad, tus comentarios y tus bellísimos correos.
    Te quiero
    Ro

    ResponderEliminar

Menos Violencia, Más orgasmos

¡Subvertir la violencia en placer! El orgasmo, más allá de la experiencia físico-corporal, es ícono de entrega y amor. El apoyo, la unión, la empatía entre mujeres nos ayuda a crecer y tener la fuerza de 'todas a una'.