lunes, 1 de febrero de 2010

Mis hallazgos en la red: "Entrada Metafísica"



Hoy me ha dado por ahí, por poner aquí cosas sin aparente sentido, pero con una conexión clara en mi cerebro. De esas cosas que pienso y pienso sin parar que no salen; el como si se quedaran enredadas en el aro de mi labio... ¿Es una historia? ¿Son sólo ideas? Juzguen ustedes mismos.

Supuestamente estamos en un mundo con reglas. Normas invisibles que en teoría debemos cumplir, como "No te acostarás con la novia de tu amigo" (o en su defecto "No te acostarás con tu amigo"), "Querrás a tu mujer siempre", "No te enamorarás del rollo de una noche", "La Justicia es para todos", "Cada uno tiene lo que se merece", y un largo etcétera... Todos sabemos de sobra que estas normas no se cumplen. Entonces... ¿Para qué fingir que nos importan? ¿Por qué tener miedo a lanzarse a la piscina? ¿Acaso no sabes nadar? Eufemismos, medias verdades... Si te gusta, si lo deseas, acuéstate con tu amigo y disfruta, enamórate y sufre, y vive. Vive sin más. Los juegos son para los niños. Y aunque yo tenga cara de niña no lo soy. Diez años en cada pierna y cero en mi cabeza. ¿A que lo disimulo bien?

Los límites son para la gente con miedo. Alguien (no recuerdo bien quién era) me dijo "No se le pueden poner diques al mar". Oh, que cierto... El mundo es demasiado grande; mucho que ver, y muy poco tiempo. Vamos de viaje; con una mochila me basta. El resto lo pones tú y nuestro Destino (mayúscula intencionada). Por tierra, mar aire o por sueño. ¿Qué más da? Cuanto más pienso en todo lo que me rodea más pequeña me siento. Y más libre. Pasarlo bien, jugar, divertirse, disfrutar, gozar... ¿Para qué pensar? ¿Qué está Bien y qué está Mal? De cada vez más son conceptos difusos. Yo he decidido que ya no voy a pensar mucho en ellos. Haré una cosa: simplemente vivir. Si quiero volver a mi casa a la mañana siguiente, vuelvo. Si quiero filosofar, filosofeo. Si quiero decirte que te llevaría a mi cama hasta Dios sabe cuándo, te lo digo... ¿Qué importa eso? Oh, ¿he sido irreverente? Desde aquí pido perdón a las monjitas que me "educaron" en esto de la pureza y la castidad, pero el sexo con seso está muy bien, que queréis que os diga. Y más si el deseo es mutuo. Recuerda: quid Pro quo...

¿Qué va a pasar mañana? Ah, yo qué se. Sólo sé lo que pasara dentro de unos minutos, y a veces ni eso... En relación con las cosas mundanas no pienses, es malo. En tu yo interno sólo actúa. Acción- reacción. Y ya está. Tan simple como eso. Hoy es hoy y yo no pienso perdérmelo. Mañana, ya veremos.

Me despido con una frase que he leído hoy en un fotolog y me ha gustado mucho: La felicidad no es hacer lo que quieras, sino querer lo que haces... Del señor Jean-Paul Sartre. Dicho fotolog ha sido el que en parte me ha inspirado la entrada de hoy. Frases inconexas pero con un sentido abrumador.

http://favole-necross.blogspot.com/2008/04/entrada-metafsica.html


2 comentarios:

  1. Ay amiga Ro: Como me gustan ciertas leyes que a la par de la vida bien vivida nos lleva al placer razonado; sexo con seso es sinónimo de razón razonada. Cuantas satisfacciones se pierden por no coser con hilo de seda las telas de tisú de bellos colores. Cuando el "ser racional" ejercite la razón... no sé si valdrá para reparar o ya no hay solución... con todo considero que será bueno llevarlo a buen puerto y que el sotavento nos lleve a mares mejores
    Un besiño desde España, nación de concordia y esperanza.
    Rosa María

    ResponderEliminar
  2. Rosa María: ante todo ¡bienvenida!, que prosa mas fluida y mesurada tienes, es un gusto leerte. Tu opinión me parece acertada, y al igual que tu, ignoro las situaciones en que la reparación sea posible o definitivamente la mejor decisión sea el adiós... en los mejores términos.
    Gracias por tu besiño, me sienta estupendamente.
    España es mi segundo hogar, echo de menos estar allá; quien sabe, tal vez la vida me regrese al viejo continente, en América parece que mi misión está cumplida...(?)
    Te abrazo
    Ro

    ResponderEliminar

Menos Violencia, Más orgasmos

¡Subvertir la violencia en placer! El orgasmo, más allá de la experiencia físico-corporal, es ícono de entrega y amor. El apoyo, la unión, la empatía entre mujeres nos ayuda a crecer y tener la fuerza de 'todas a una'.