miércoles, 2 de junio de 2010

RIP


Y dieron rienda suelta su auto engaño volteando al pasado, ambos sabían que segundas partes nunca fueron buenas, pero continuaron mirándose sin mirar el uno al otro desde las cuencas vacías de sus ojos, sin atreverse a confesar, a admitir la verdad. Que a los muertos hay que enterrar…

Requiescat in pacem

Ro
Photobucket



Photobucket
En contra punto a esta entrada, te invito a este feliz reinicio:
"Volver a sentir"


8 comentarios:

  1. Muy bueno y genial ese cierre. Te felicito.

    Un placer leerte. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Salvadorpliego: Gracias por tu opinión.
    He ha gustado tu visita, un abrazo
    Ro

    ResponderEliminar
  3. jeje, genial. Hay que ver las cosas que se te ocurren y lo bien que las escribes. :)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Sinuhe: jejeje un poco de humor negro.
    Que la vida aderezada con ingenio, humor y un poco de "jacuna matata", ¡sabe mejor!

    Besos y flores blancas.
    Ro

    ResponderEliminar
  5. Martikka: Cuánto te echo de menos, te abrazo y doy la bienvenida. Me ha gustado mucho la imagen de tu blog, así como el contenido, me parece más relajado y moderno. http://losmanuscritosdelcaos-reloaded.blogspot.com/
    Abrazo apretado, gracias por tu comentario.
    Ro

    ResponderEliminar
  6. La foto me ha encantado, el texto tambien pero me ha dejado triste porque se que en el fondo en la mayor parte de los casos es verdad..
    cuesta tanto enterrar a esos muertos!!!
    un beso

    ResponderEliminar
  7. Antares: Fué la imagen la que me inspiró este breve post, aderezado con alguna que otra vivencia y cierta frase que un buen amigo me legara en su momento.
    Tristemente (o no), todo tiene su momento y tal vez se entienda mejor desde ese lugar, la frase "Todo es para bien, para mejorar"

    La vida sigue, un abrazo apretado
    Ro

    ResponderEliminar

Menos Violencia, Más orgasmos

¡Subvertir la violencia en placer! El orgasmo, más allá de la experiencia físico-corporal, es ícono de entrega y amor. El apoyo, la unión, la empatía entre mujeres nos ayuda a crecer y tener la fuerza de 'todas a una'.