martes, 3 de agosto de 2010

José Saramago "La multiplicación de la pobreza"

Éxodo, Madrid, nº 96, diciembre de 2008

Al igual que la religión no puede vivir sin la muerte, el capitalismo no sólo vive de la pobreza sino que la multiplica.




4 comentarios:

  1. Vivimos tiempos difíciles en los que es necesario despertar las conciencias, felicidades. Salud y suerte.

    ResponderEliminar
  2. Cati: Bienvenida, me alegra leerte por aqui; los intelectuales que están mas allá de los intereses políticos, se convierten en el 'ojo clínico' de la sociedad, su opinión suele ser por tanto objetiva.
    Seguimos aprendiendo de Saramago.
    Mi abrazo afectuoso querida amiga, gracias por comentar.
    Ro

    ResponderEliminar
  3. Siempre he tenido miedo a lo siguiente: ¿Es cierto que todos tenemos un precio? El idealismo es cada día menos ejercido.


    Vivimos en un momento de "barniz personal" y defraudamos nuestros valores por un puñado de oro. Triste, es triste porque el ser humano no es consciente de que la ética es un valor en alza, y así no llegaremos nunca al equilibrio del altruismo. Cada día me siento más preocupada por la derivación de los sentimientos del ser humano… cada día me siento más cerca de la practica ascética.
    Un abracito amiga Ro

    ResponderEliminar
  4. Rosa María: Te abrazo, me ha gustado tu reflexión. Los seres humanos somos producto de muchas influencias (a demás de la genética), y hoy día no es de extrañar que se asevere que "Todos tenemos un precio" - precisamente por el sistema que seguimos: El Capitalismo, no queremos ser pobres o dicho de otra manera; todos queremos ser ricos... utopía que no se presta al desarrollo de valores éticos, morales, sociales, etc. por lo que vemos, es la pescadilla que se muerde la cola; el tema da para seguir reflexionando.
    Gracias por tu presencia amiga.
    Ro

    ResponderEliminar

Menos Violencia, Más orgasmos

¡Subvertir la violencia en placer! El orgasmo, más allá de la experiencia físico-corporal, es ícono de entrega y amor. El apoyo, la unión, la empatía entre mujeres nos ayuda a crecer y tener la fuerza de 'todas a una'.