lunes, 20 de diciembre de 2010

Reglas de oro para conversar.


Esta época de fiestas da paso a reuniones sociales, empresariales, de trabajo, en las que nos vemos sentados compartiendo una mesa con personas que a veces no conocemos.

No esta de mas saber los siguiente puntos, que aunque parezcan una antigüedad -dadas las actuales formas- pueden marcar la diferencia. ¡Disfrútalo!


1. Cuando se siente a la mesa, preséntese a sus compañeros de mesa que no le han sido presentados anteriormente.

2. Cuando se dirija a otra persona, hágalo por su nombre, y no de forma impersonal.

3. Participe en la conversación de la mesa, en la medida de lo posible. No sea un convidado de piedra. Los invitados muy callados, suelen causar una cierta inquietud y recelo entre los demás comensales. Ahora bien, si el tema no lo conoce o apasiona también puede hacérselo saber a sus compañeros de mesa.

4. Participe en la conversación de sus compañeros de mesa más cercanos, pero no en la de la otra punta de la mesa. Las conversaciones tienen su "radio de acción" que nadie debería traspasar. Tendrían que hablar a gritos y eso no es muy educado.

5. En las conversaciones no es correcto hablar de personas que no están presentes, y mucho menos para criticarlas.

6. Si dice o cuenta alguna cosa que ha dicho otra persona, presente o no, no la cite. Hay un dicho popular que dice: "Se dice el pecado, pero no el pecador". Hay que ser discretos.

7. Si un tema le violenta, incomoda o le produce desagrado, hágalo saber a sus compañeros de mesa. No tiene porqué estar sufriendo toda la comida.

8. Sepa hablar y escuchar en todo momento. Una conversación no es un monólogo. Hay que saber hablar y saber callar para escuchar las opiniones de los demás.


1 comentario:

  1. En la charla se ven los pingos! A alguien le importalo que dice el otro? Con tanto egoísmo y narcicismo la conversación es un remedo, son monólogos entrecruzados y superpuestos que solo se le parecen.
    Julio Charlemos

    ResponderEliminar

Menos Violencia, Más orgasmos

¡Subvertir la violencia en placer! El orgasmo, más allá de la experiencia físico-corporal, es ícono de entrega y amor. El apoyo, la unión, la empatía entre mujeres nos ayuda a crecer y tener la fuerza de 'todas a una'.