martes, 19 de enero de 2010

Aferrado...

Photobucket

Vivir es aferrar, sujetarse fuertemente a algo, a - ferrar, sujetar las ferras, lanzar el ancla en un lugar, sujetarse fuertemente para no naufragar. Cuando se nace uno se aferra al primer aliento, a jalar aire para poder vivir, para respirar. Se aferra al cuerpo de la madre para tener calor y al pezón para tener alimento, se aferra con las manos, los labios y hasta con los dientes. Después se sigue aferrado a todo lo que este al alcance. Se aferra uno a la palabra para poder decir, para poder ser, para poder matarse un poco. Para ganar hay que perder, incluso a veces perderlo todo. Uno deja de lado a las personas que jamás amaremos u odiaremos como a ninguno, perder para ganar. ¿Vale la pena? Quizá.

Se sigue aferrado a la creencia que se es necesario, a la posibilidad de darle al otro algo, a sentirse alguien o al menos algo, lo que sea, perro, gato, pedazo, aire, lo que sea. Aferrarse a alguien que después diga que no se es necesario es la muerte, aferrarse a la mano de la madre al cruzar la calle con el temor de dejar de ser si la suelta, aferrarse a un libro que dice toda la verdad sobre todo, que habla sobre un hombre que dejo de ser hombre y se volvió algo mas, se volvió ligero, tanto que pudo elevarse hacia los cielos. Aferrarse a un maestro que tiene las respuestas a todas las cosas que siempre me han intrigado, cosas que no tienen respuesta alguna fuera de un salón de clases. Aferrarse al cuerpo de la novia de la secundaria, que aunque pasen los años que pasen siempre tendrá un lugar en alguna parte del corazón y sentirse morir cuando ya no este, cuando haya desaparecido, cuando diga no mas. Aferrarse a los amigos que lo son todo, a lo que ofrecen en todos los sentidos, a su hombro que lo sostiene a uno y le permite el andar en un mundo tan, pero tan jodido.

Después correr por el mundo aferrado a un titulo universitario que me dice que soy y para que sirvo, que significo para los demás y que me dirán cuando me hablen. Aferrado a un saber que me da identidad y me hace ser lo que soy, al menos superficialmente. Aferrarse a los padres muertos o agonizantes, a la idea de la inmortalidad, a la niñez que nunca volverá. Aferrarse a un trabajo que me deja vivir y me hace vivir, que me llena de satisfacciones y me hace sentir útil, me dice que para lo que sirvo es servir. Aferrarse a los hijos que son la perpetración de mi ser, la eterización de lo que aun soy, a la ideas que siempre estarán ahí, que verán por mi al final de mis días y que me dirán siempre lo importante que fui para ellos. Aferrarme a lo que crece en mi cuerpo, en mis huesos, en mis adentros, aferrarme al cáncer que me consume y me destruye por dentro, unas veces rápido, otras muy lento. Aferrado a la idea de poder vencerlo sabiendo que es una batalla perdida, aferrado a la idea de seguir viviendo sabiendo que la muerte es lo único que deseo desde el principio. Aferrado a la idea de que la vida es prestada y habrá que devolverla, aferrado a que hay algo después de la muerte, que solo es un pasaje de transito hacia otro lugar, aferrado para que me permita seguir viviendo y que morir es en realidad el todo y la nada.


Visitor Q

Imagen: Alexej Ravski


Charles Bukowski, brevemente opina:




8 comentarios:

  1. Muchos nos aferramos pensando que es el sostén a nuestras posibles caídas. Cuando en realidad en muchas ocasiones es el móvil del derrumbe. El equilibrio depende de los pilares sólidos de cada cual, y es mejor caer sola que no acompañada, ya que la compañía si se nos cae encima, el golpe se duplica.
    Aferrémonos a amarnos, cuidarnos y engrandecernos como personas, eso es el mejor lazo de cordura y satisfacciones.
    Un besiño,
    Rosa María

    ResponderEliminar
  2. Hola querida Rosa María: me estoy acostumbrando a coincidir contigo jejeje
    Este post escrito por "Visitor Q", llamó mi atención por que toca temas que creo nos inquietan a todos, y aunque algunos enfocamos diferente, nos hermanan similares interrogantes.

    Gracias por tus palabras
    Ro

    ResponderEliminar
  3. si no te aferrar a algo tal y como esta la vida montada ahora es dificil seguir

    ResponderEliminar
  4. Hola preciosa, me gustó mucho. Aferrarse a la vida sabiendo que en algún momento habrá que devolverla...sencillamente aterrador. Uno se aferra a pensar que hay algo más allá, pero por Dios...que sea algo bueno...

    Besos Rooooooooooooo

    ResponderEliminar
  5. Ana querida: Desde luego... ¡si lo sabré yo!
    Algunas veces los post de mi blog, tratan de reflejar los diferentes estadios por los que camino, o las interrogantes, o las certezas...

    Cariños, me alegra verte
    Ro

    ResponderEliminar
  6. Fail: ¡Aquí un tema mas para escribir tus historias!

    Por cierto, no has posteado y te echo de menos, felicidades por tu publicación.
    Besos
    Ro

    ResponderEliminar
  7. Hola, Ro!, muchas gracias x tu felicitación de navidad (aunque sea tarde). He tenido algunos contratiempos...Ahora ya me pondré al día.
    Besos y Miaus!!!!
    Isis, Dana y Winona

    ResponderEliminar
  8. Winonafashion Isis Dana y Winona: que alegría que esteis de nuevo en circulación jejeje

    Gracias por los besos y Miaus, os envio otros a vosotras de Ro, Súper, Bombón y Princesa.

    MMMMMMUUUUUAAAAAA!

    ResponderEliminar

Menos Violencia, Más orgasmos

¡Subvertir la violencia en placer! El orgasmo, más allá de la experiencia físico-corporal, es ícono de entrega y amor. El apoyo, la unión, la empatía entre mujeres nos ayuda a crecer y tener la fuerza de 'todas a una'.