martes, 26 de enero de 2010

Un soneto invernal


Dijo un petirrojo: la primavera nunca llegará,
más nidos no he de construir.
Dijo un rosal: Tanta helada me destruirá,
mi savia no me ha de volver a nutrir.
La Media Luna dijo: La
noche es algo tan largo, lento,
que no quiero crecer ni menguar.
El Océano dijo: Hace mucho que estoy sediento
pues los ríos de la tierra son un erial.
Pero vino la primavera y construyó el petirrojo,
y en su garganta vibró un canto de amor.
Se marchó la escarcha
, y el color rojo
vistió la savia de tallo,
hoja y flor.
Brilló la Luna. El océano el sol bebió,
y si su azul rizó, su sed nunca apagó.


Christina Rossetti


Un soneto invernal.
En: Harold Bloom.
Relatos y poemas para niños extremadamente inteligentes de todas las edades.

2003. Barcelona: Anagrama.

Photobucket



"Conjuro": de W. Shakespeare:


2 comentarios:

  1. Esto me hace reflexionar sobre el azar de nuestro futuro. Al final, el camino está trazado y continúa haciendo caso omiso a nuestros intentos de moldearlo.

    Un abrazoo

    ResponderEliminar
  2. Sinuhe: Asi es, hay ciclos que se cumplen, mas allá de las intenciones o animo de cada cual.
    Te dejo un abrazo y un beso
    Ro

    ResponderEliminar

Menos Violencia, Más orgasmos

¡Subvertir la violencia en placer! El orgasmo, más allá de la experiencia físico-corporal, es ícono de entrega y amor. El apoyo, la unión, la empatía entre mujeres nos ayuda a crecer y tener la fuerza de 'todas a una'.