lunes, 25 de enero de 2010

Palabras de Poder


Las palabras que empleamos para comunicarnos crean nuestra identidad, es algo que a veces no es llevado a la reflexión a pesar de ser tan cotidiano.
Esta inquietud, me ha llevado en otros momentos a comentar en: “El Lenguaje, fiel o doloroso instrumento” y anterior a esa entrada: “Percibimos el poder de las palabras”, algunos aspectos.
Tal vez, te has preguntado al igual que yo, por qué unas palabras por si mismas parecen tener o ejercer un determinado efecto en quien las recibe (y seguramente en quien las profiere), ¿será acaso que la palabra tiene un peso específico?
Me enfocaré en esta ocasión a la palabra hablada, la que crea, gesta, construye, enlaza con la espiritualidad del individuo, la de poder sedante que calma las aguas embravecidas de la mente.
Vamos entonces hasta el Tíbet...

Mantras
(Sagradas palabras de poder)
El mantra es una palabra corta o grupo de palabras hindú y budista que se repite muchas veces. Existen mantras para casi todo: para alejar los malos pensamientos, relajarse, prepararse para el trabajo, realizar deportes, aumentar el amor, elevar la conciencia a un plano superior, etc.
La palabra mantra proviene del sánscrito man, que significa mente, y tra, que tiene el sentido de protección, liberación. Los mantras son recursos para proteger a nuestra mente contra los ciclos improductivos de pensamiento y acción.

Mantras Tibetanos
Aparte de sus aspectos vibracionales benéficos, los mantras sirven para enfocar y sosegar la mente. Al concentrarse en la repetición del sonido, todos los demás pensamientos se desvanecen poco a poco hasta que la mente queda clara y tranquila. Se recita un determinado número de veces para conseguir el efecto milagroso, el logro supremo, que en el budismo tibetano consiste en la iluminación no solamente racional, sino de la verdadera naturaleza de la mente, aunque para lo que más se utiliza sobre todo en Occidente es para obtener cosas de tipo mundano.

Los mantras actúan de la misma forma que la música o los anuncios publicitarios de forma subliminal. No es necesario saber el "significado" o la simbología del mantra para que su sonido ejerza sus efectos sobre nosotros. El ritmo del sonido hace efecto en el plano inconsciente

Según el hinduismo, el mantra Om es el primer sonido del universo, el origen y principio de todos los mantras. En la tradición Vaisnava Gaudiya, se enseña y explica la potencia o los beneficios del canto de los mantras. La función primordial de los mantras es liberar a la mente del condicionamiento material y elevar la conciencia a un plano superior o espiritual.

En el budismo tibetano, cada mantra se considera el sonido correspondiente a un cierto aspecto de la iluminación y se recita para identificarse con ese aspecto de la mente iluminada.

Por ejemplo, el conocido om mani padme hum corresponde a la compasión. Se traduce: ‘¡Oh, joya en el loto!’, siendo originalmente el célebre mantra om el símbolo sonoro correspondiente al Brahman, aunque tal mantra pasó a ser parte de una célebre frase budista.

Según el budismo, además de recitarse, un mantra se puede escribir en determinados lugares para beneficiarlos con su influencia espiritual.

Photobucket


Ahora la palabra escrita: ¿Escribir y Meditar?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Menos Violencia, Más orgasmos

¡Subvertir la violencia en placer! El orgasmo, más allá de la experiencia físico-corporal, es ícono de entrega y amor. El apoyo, la unión, la empatía entre mujeres nos ayuda a crecer y tener la fuerza de 'todas a una'.