viernes, 11 de marzo de 2011

El Alma

“Dedicado a aquellas personas que luchan para que más allá del hombre o la mujer, existan los seres humanos”.


Mujer acostumbrada a vivir sin alma, eso decían ayer, ni tú, ni las de tu estirpe. Eva o Lilith ¿Qué más da? Agazapados el cuerpo y la razón tras los visillos deshilachados de tus enaguas. Te adiestraron para crecer allí, pero a poco que se descuiden hasta aprenderás a hablar. Será que regresa a ti si lo reclamas, el vigor de tus hermanas de la Piedra, mansos matriarcados arropados con pieles a la luz de la hoguera, nigromantes, hechiceras que sanan y ven más allá del principio, cuando en la tierra el vientre y la semilla caminaban a la par. Desde entonces te paseas por el orbe, te disfrazas con mil caras, pero todas son la misma. Así lo dicen sus senos. Y llega Lisístrata sin sexo, arengando a las esposas de Atenas, hasta conseguir que desarmados y tiernos regresen los hombres a sus regazos. Hipatia coronando el ágora sin recelo, descifrando los astros, el cálculo y el entendimiento. Hembra sangrante cada mes, pero nunca impura, acaudillando la verdad que despojada de toda discordia alimenta el saber. Egeria, primera viajera poniendo distancia entre celo de hombre y ambición, se engalana con su peregrinar. Y cabalgas presurosa por el tiempo, se deshacen las épocas y tú continúas allí, mujer, siempre mujer, sin renunciar a tu rango. Llega Juana con sus tropas; Juana Inés reclamando al claustro su soledad, para beberse la mudez de sus libros; Hélen Kéller, desterrando la ceguera de los que no quieren ver; Curie devorando enseñanzas en la clandestinidad pretenciosa, antes de desgranar la ciencia y obsequiarla a los que han de nacer; Campoamor soñando el voto. Teresa siempre; Rigoberta extendiendo bálsamo a los derechos quebrados. Eres todas y solo una, hijas de la misma entraña, porque si un pecho rezuma leche y amor, sus caricias saben igual. Y hoy, ahora susurras a gritos. -¡Sombras, sois solo sombras, bajo la cárcel negra del chador, del golpe o la mentira! Y quisieras dormirte en barbecho, cuando el amo sin rostro alza la mano a tu hermana y si se cansa de oírla, la convierte en victima sin número del rencor. Pero despiertas de nuevo mujer, siempre despiertas, le rebanas horas a la vida y te alimentas con ellas, porque sabes que en el fondo siempre te quedará, el alma que te negaron, para continuar.

Pepi González Cuesta












2 comentarios:

  1. Eres el amor de amiga más grande que he conocido, es un autentico honor estar en tu blog, asi me siento todavía más cerca de tí.

    ResponderEliminar
  2. Pepi... Todas somos una, mis amigas y hermanas las MUJERES, que se entregan y lanzan al vacío en aras del amor, cuna y fuente de emociones; ingeniosas y creativas, calladas y pasivas, receptoras.
    Que saben alzar la voz y luchar hasta la muerte por las causas que hacen propias y defender aguerridas a sus vástagos.
    Mujeres de mil colores, de mil idiomas, de todo el orbe... mis amigas, mis iguales, mis hermanas.
    Estoy contigo querida Pepi, más allá de la distancia.
    Ro

    ResponderEliminar

Menos Violencia, Más orgasmos

¡Subvertir la violencia en placer! El orgasmo, más allá de la experiencia físico-corporal, es ícono de entrega y amor. El apoyo, la unión, la empatía entre mujeres nos ayuda a crecer y tener la fuerza de 'todas a una'.