martes, 30 de marzo de 2010

Superviviente


Te quiero muerto, te quiero frío, sin sangre en tus venas, desaparece, tú me mataste, me dejaste sin vida, sin la vida que tanto amaba. Y ahora, te quiero muerto

¿A cuántos has contado la versión de tu historia?

¿Cuatro? ¿Dos? ¿Tres? ¿Veinte?

¿Qué te dijeron? “¡oh no te culpes!”, “no podías hacer nada”, ¿tengo razón?

Has buscado el perdón en otros, pero luego te diste cuenta que esto es algo que nadie puede dar. No podemos deshacernos del dolor, es algo que debemos llevarlo con nosotros para siempre, eso significa vivir.

Te doy las gracias, por que sabía que estabas fingiendo, te doy las gracias por la farsa, por que puso fin a mi sufrimiento… es muy complicado ser un superviviente, ¿sabes? A veces es necesario poner la fe en la magia, o creer en las cosas que no son verdaderas si se desea seguir adelante, es una especie de instinto, si quieres continuar, si deseas sobrevivir… debes enterrar a los muertos.

Tu interés en mi actuó como un filtro para distraerme de lo que había a mi alrededor, cuando miraba a través de ti olvidaba las cosas que estaban sucediendo, pero esta vez ocurrió lo contrario, el mundo se hizo cargo y no hubo nadie para ayudarme, me sentí sola. Tal vez por eso vivimos en pareja, como las hormigas del cuento de E. Galeano que forman parejas para esperar la muerte; o para protegernos de los otros, pero… de ti, ¿Quién me protege?


Ro

Inspirada en lovely bones


Photobucket


8 comentarios:

  1. Vaya texto desgarrador. No sé si es tuyo o no, pero fuerza tiene, desde luego.

    ResponderEliminar
  2. Hola jflar: Sentí algo de duda antes de postear esta entrada... La muerte, el dolor emocional, la separación, no son temas muy aceptados, pero ofrecen la posibilidad de expresar las emociones por medio de la narrativa.
    Como menciono debajo de mi firma, me inspiró 'Lovely bones' que aunque habla de la muerte física, bien sabemos los que hemos transitado por la ruptura de una relación, que esta es otra forma de morir, hay duelo, hay lágrimas, dolor, resignación, hay un final...
    Gracias, un abrazo
    Ro

    ResponderEliminar
  3. Amiga Ro: La muerte que reflejas en este sentimiento-escrito es la reminiscencia de ese "dolor" que pronto pasará. No se puede seguir amando a quien no te ama. Es como perder las energías que debemos emplear en aquellos que si nos aman en realidad. Amiga Ro, debes de romper con lo que ya está más que roto.
    Besiños y a ser fuerte.
    Rosa María

    ResponderEliminar
  4. Entiendo ese sentimiento, quizas porque es un tema que me atrae mucho y que me toca de muy cerca. La intensidad de tus palabras y de la fuerza con la que describiste los sentimientos me dejó sin aliento.
    Simplemente genial.
    besitos

    ResponderEliminar
  5. Rosa María querida: gracias por tus palabras. Es así, "hay que enterrar a los muertos" para sobrevivir, y eso está ya hecho, escribir por el gusto de transmitir me provoca cierto regodeo jejejeje

    ResponderEliminar
  6. Antares: gracias, compruebo lo que Horacio Quiroga recomienda: "No escribas bajo el imperio de la emoción. Déjala morir y evócala luego. Si entonces eres capaz de revivirla tal cual fue, has llegado en arte a la mitad del camino".

    Un abrazo apretado
    Ro

    ResponderEliminar
  7. Amiga Ro: Vuela en las alas de las golondrinas que siempre anuncian la primavera y verás que encontrarás el nido que te acoja para siempre. No te dejes entristecer en acontecimientos no gratos, y verás que tu corazón latira en pos del ser que te sepa amar.
    Mi deseo lleno de que ese amor te llegue pronto.
    Un besiño,
    Rosa María
    Lo que ha pasado, ya ni para recordar... es algo que ya se difumina con el tiempo y es el momento de pintar nuevos colores en el lienzo de tus deseos.

    ResponderEliminar
  8. Rosa María: Gracias por tus palabras y por el besiño, otro para ti.
    Ro

    ResponderEliminar

Menos Violencia, Más orgasmos

¡Subvertir la violencia en placer! El orgasmo, más allá de la experiencia físico-corporal, es ícono de entrega y amor. El apoyo, la unión, la empatía entre mujeres nos ayuda a crecer y tener la fuerza de 'todas a una'.