jueves, 8 de abril de 2010

Acariciar el alma


¡Dios!

¡Cómo ahogan las lágrimas atoradas!

Hace más de un año que necesito llorar y llorar hasta quedarme dormida.
Y lo absurdo es que he dejado de lado esta sana práctica por no provocar la lástima de nadie.

CICR


Photobucket


Y… ¿SI NO HUBIERA SUCEDIDO?
Clica y... lee





5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Las lágrimas ahogan cuando el canal está obturado...Una vez se "desatasquen" los sentimientos y el corazón palpite en la libertad de volverse a enamorar... Es el momento de respirar aire puro, llorar de alegría y sentirse de nuevo viva.
    En la vida pasamos por muchas etapas y todas son lecciones para engrandecernos o cerrar página y volver al capítulo siguiente. A eso se le llama "concordia vital"

    Un abrazo,
    Rosa María

    ResponderEliminar
  3. Cierto querida Rosa María: La autora de este post y el anterior, pone voz a las dudas y certezas que suelen envolver situaciones tan humanas que nos identifican.
    Te dejo un abrazo
    Ro

    ResponderEliminar
  4. Entiendo ese sentimiento de querer llorar y no poder, sentir que necesitas hacerlo ya o explotaras y te ahogaras en tu propio llanto...
    un beso

    ResponderEliminar
  5. Antares: Las emociones son como una gran ola que no puedes evitar, y cuando lo intentas como la chica que escribió el post... terminas reconociendo que el autoengaño, o la evasión, no sirven de mucho, tarde o temprano como los ríos en época de lluvias, encontraran su cauce y se abrirán paso.
    Abrazos emocionados para ti.
    Ro

    ResponderEliminar

Menos Violencia, Más orgasmos

¡Subvertir la violencia en placer! El orgasmo, más allá de la experiencia físico-corporal, es ícono de entrega y amor. El apoyo, la unión, la empatía entre mujeres nos ayuda a crecer y tener la fuerza de 'todas a una'.